Conservando nuestras fotografías: a propósito del taller Introducción a la conservación de fotografías II

Recientemente, entre los días 19 al 23 de octubre y bajo la organización de ladíptico Fundación Mapfre Guanarteme, ha tenido lugar un taller dedicado a la conservación del patrimonio fotográfico con el título de Introducción a la conservación de fotografías II. Fue impartido por Pau Maynés, conservador de bienes culturales especializado en conservación y restauración de fotografías, y celebrado en el Edificio Cultural Ponce de León, una de las sedes que la citada institución organizadora posee en el barrio de Vegueta (Las Palmas de Gran Canaria).

El taller estuvo dirigido a “…técnicos de museos, conservadores, archiveros, bibliotecarios, fotógrafos o personas que custodian archivos familiares…”, y tenía como objetivo principal “…conocer las principales técnicas y materiales para conservar y restaurar la fotografía analógica…”.

Hasta aquí los datos formales. Porque… pocas veces, la finalización de un curso ha dejado tantas ganas de más y tantas ganas de compartir con los demás. La clave, sin duda, se halla en los organizadores y en el profesor. O lo que es lo mismo, en la trayectoria en actividades formativas de los primeros, y en la generosidad del segundo.

Enmarcando una fotografía

Enmarcando una fotografía

Respecto a los primeros, la Fundación Mapfre Guanarteme, podemos destacar, al margen de la feliz idea de dedicar un curso a este tema, los medios facilitados al profesor; así como el disponer de las instalaciones apropiadas para el fin del taller: un aula, amplia y luminosa, equipada con un mobiliario adecuado para los trabajos prácticos que debían realizar los asistentes.

Y como no podía ser menos, también fueron de agradecer los complementos “vitamínicos” del agua, café y té… que mucho ayudan cuando un curso se empata con la jornada laboral, o cuando la persona que lo imparte debe dirigirse a sus asistentes durante cuatro horas seguidas. Además, y no menos relevante, este momento de café resulta un magnífico recurso para el fomento del diálogo entre los asistentes.

Por otro lado, y en relación con el segundo agente citado, el profesor Pau Maynés, mucho habría que contar, si bien, por no extendernos demasiado, trataremos de resumir aquí su importante aportación.

Taller Pau Maynés 2

Reglas, cúteres, lijas, lápices, gomas, brochas, peras de goma, guantes… material disponible en el taller

Hay que subrayar cómo organizó y estructuró el taller. Las sesiones diarias fueron distribuidas en una primera parte teórica y en una segunda práctica. La teoría –que incluyó, entre otras cosas, desde taxonomía iconográfica, hasta historia de los procesos fotográficos pasando por el tratamiento de aspectos relacionados con la conservación preventiva y montaje de fotografías–, fue impartida sirviéndose de una presentación, cuyo contenido fue entregado a los alumnos junto con abundante material de apoyo (relaciones bibliográficas, datos técnicos sobre la esperanza de vida de las fotografías, información de distribuidores de materiales de conservación, formulario tipo para el registro de información para fotografías).

El apartado práctico se centró en conocer las herramientas de trabajo, materiales de conservación, métodos de limpieza y de preservación de negativos y positivos, tipos de montaje y sistema de enmacardo. Así, se realizaron diversos trabajos –para lo que el profesor trasladó en dos maletas de viaje todo el material necesario– que consistieron en la limpieza de placas de vidrio, elaboración de un muestrario de esquineras, cianotipos, confección de sobres para negativos y placas de vidrio, montajes para positivos con soportes rígidos, montajes con paspartú y enmarcados de conservación.

Si una cualidad caracterizó al profesor de este taller fue la generosidad. La generosidad en el conocimiento y en la comunicación. La generosidad en enseñar, proporcionando, entre otras cosas, todo el tiempo extra que fue necesario para la realización de las tareas.

Y finalmente, esta reseña no podría concluir sin hacer mención a una tercera clave del éxito de este taller: sus 12 alumnos, quienes hacen despertar una sonrisa al recordar los afectos surgidos tras una convivencia diaria, como mínimo, de cuatro horas. 12 alumnos diferentes, pero todos con un mismo deseo: el de aprender y conocer mejor las técnicas de conservación de un material documental que, como el fotográfico, ocupa un lugar destacado en los depósitos de gran parte de los archivos insulares, como sucede en El Museo Canario donde se conserva una interesante colección de fotografía histórica y contemporánea a la que puedes acceder desde aquí.

Acerca de María del Carmen Cruz

Conservadora El Museo Canario
Esta entrada fue publicada en Archivos, El Museo Canario, Fotografía, Fundación Mapfre Guanarteme, Pau Maynés y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.