El Museo Canario en sus documentos (IV): la correspondencia

Carta remitida por Diego Ripoche a Víctor Grau, primer conservador de El Museo Canario (1879)

La correspondencia recibida por El Museo Canario es objeto de nuestra atención en la cuarta entrega de esta serie a través de la que nos aproximamos a la documentación que forma parte del archivo general institucional.

Esta serie documental presenta un gran volumen de unidades, conservándose el registro completo desde la fundación de la Sociedad Científica hasta la actualidad, resultando su ordenación determinada por la fecha de redacción de cada una de las misivas. No obstante, a nadie se le escapa que en las últimas décadas, a raíz de la generalización del empleo del correo electrónico, el formato de este tipo de documentos ha variado, siendo más habituales las comunicaciones digitales frente a las que presentan el soporte de papel, base material que servía de sustento a estas cartas tradicionales de las que nos ocupamos.

La importancia que presenta esta tipología documental viene dada por la rica información que encierra, convirtiéndose en un apoyo de incalculable valor para completar las referencias contenidas en otros escritos conservados en este mismo fondo documental. Además, el valor informativo de estas epístolas se acrecienta si tenemos en cuenta que muchas de ellas –especialmente las recibidas hasta mediados del siglo XX– nunca fueron incorporadas al expediente en el que debían estar incluidas en razón del procedimiento o actividad a la que se referían. Así, esta práctica de mantenerlas aisladas e individualizadas formando una serie continua –además de ser ilustrativa de sistemas de gestión documental pretéritos en los que se otorgaba todo el protagonismo a los documentos simples frente a los compuestos–, obliga a que no baste sólo con acceder al expediente en sí mismo cuando éste existe, sino que se hace precisa la consulta de las cartas correspondientes al año o años en que fue generado aquél para obtener una visión general y más completa del tema objeto de nuestro estudio o atención.

La información ofrecida por estas cartas es de muy diversa índole:

Solicitud del salón de actos para la exposición del grupo LADAC (1949)

 

  • Cartas relacionadas con la celebración de actos (solicitudes para organización de exposiciones temporales, dictado de conferencias, organización de ciclos y recitales poéticos, celebración de conciertos, presentación de publicaciones, etc.).

 

 

  • Cartas relativas a la adquisición de material. Especialmente abundantes son las alusivas a la compra de material bibliográfico y cartográfico (ofertas, solicitudes, relaciones de precios, respuestas, etc.), así como las cartas comerciales a través de las que se ofertaba material museístico y bibliotecario (vitrinas, archivadores, armarios, etc.),  o se daban a conocer otros servicios propios de museos y centros de documentación (fumigación, etc.).

Sebastián de la Nuez promueve la adquisición de su libro “La zarza ardiendo” (1949).

Salvat editores ofrece el tomo V de la Historia del Arte Hispánico (1949).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ramón F. Castañeyra se interesa por el origen de la población de las Islas (1880).

 

  • Correspondencia relacionada con aspectos científicos, especialmente vinculada con los ámbitos arqueológico y documental (intercambio de reflexiones e investigaciones, solicitudes de estancias y visitas científicas, solicitudes de reproducción de documentos y de imágenes de material arqueológico, intercambio de material, etc.)

 

Depósito de material arqueológico en El Museo Canario (Ministerio de Educación Nacional, 1964)

 

 

 

 

  • Cartas remitidas por otras instituciones y organismos tanto locales como nacionales e internacionales (ayuntamientos, cabildos, ministerios, instituciones culturales y científicas, museos, etc.).

 

 

 

 

De este modo, las cartas representan de manera fidedigna la vida cotidiana del museo, conteniendo no sólo numerosos datos, sino sobre los más variados temas. Teniendo en cuenta que son abundantes las noticias que únicamente figuran registrados en este tipo de documentos, su cotejo y lectura constituye un ejercicio a través del que se contribuye a completar la trayectoria descrita por la institución que los ha generado, pero –debido al papel central que desempeña El Museo Canario en el contexto insular– también favorece el mejor conocimiento del devenir histórico de la cultura en la isla de Gran Canaria.

Carta relativa a la adquisición de libros (1957)

Cirilo Suárez solicita el salón de actos para una exposición (1948)


 

Acerca de Archivo de El Museo Canario

El Museo Canario (Las Palmas de Gran Canaria, Canarias, España) C/ Dr. Verneau, 2 (35001, Las Palmas de Gran Canaria)
Esta entrada fue publicada en Archivística, Archivos, Documentos, El Museo Canario, Historia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .