Viera y Clavijo y El Museo Canario viajan a Madrid

A partir del 25 de enero José de Viera y Clavijo visitará Madrid. La Sala Hipóstila de la Biblioteca Nacional de España (Madrid) acogerá, bajo la organización del Gobierno de Canarias, la muestra Viera y Clavijo. De isla en continente, dedicada al polígrafo canario.  El objetivo de esta exposición, según  Rafael Padrón Fernández, director de la Cátedra Cultural Viera y Clavijo de la Universidad de La Laguna y comisario de la exposición, no es otro que presentar las diversas facetas desarrolladas por el erudito realejero y, del mismo modo, insertarlo en el contexto ilustrado español, ámbito en el que ha de ser reconocido como una figura esencial.

José de Viera y Clavijo (Los Realejos, 1731 – Las Palmas de Gran Canaria, 1813), seguidor del pensamiento ilustrado de influencia francesa, escribió sobre temas tan dispares como la historia, la historia natural, la economía, la ciencia o la didáctica.

La prosa fue el ámbito literario en el que mejor desarrolló su ingenio, cultivando desde la literatura hasta la novela, pasando por el relato de viajes y la materia histórica. Así, es autor, entre otras obras, de Noticias de la Historia General de las Islas de Canaria, publicada entre 1772 y 1783 y cuya edición príncipe y diversos apuntes manuscritos para su redacción son conservados en la biblioteca y archivo de El Museo Canario; de un Diccionario de Historia Natural; de la novela Vida del noticioso Jorge Sargo; de  Diarios de viajes realizados a lo largo de Castilla, Italia, Francia y Alemania; o de obras científico-didácticas como la titulada Noticias del cielo.

los meses viera emc

Lo meses. vol. 1 (Colección documental Gregorio Chil ES 35001 AMC/GCh 1823)

Desarrolló también las modas poéticas propias del siglo XVIII. Su amplio catálogo incluye versos de carácter festivo, amatorio, circunstancial e imitativo, grupo éste último en el que sobresale el poema descriptivo Los meses, compuesto a imitación de la obra escrita por el francés Roucher y cuyo manuscrito autógrafo, porcedente del archivo de El Museo Canario, estará presente en la muestra Viera y Clavijo. De isla en continente. Por otro lado, la poesía didáctica y épica ocupa un lugar central en su producción. La didáctica tiene en la ciencia un aliado de excepción. Así, la física y la química están presentes en Los Ayres Fixos; mientras que la botánica es la fuente de inspiración para Las bodas de las plantas. La épica, por su parte, tiene una excelente representación en poemas como Los Vasconautas o el Segundo Agatocles.

Toda esta monumental producción -impresa y manuscrita- se conserva en diversos centros bibliotecarios y archivísticos. Entre éstos ocupa un lugar destacado El Museo Canario, en cuyo Centro de documentación, e integrando su sección de fondos y colecciones privados, hallamos un nutrido volumen de manuscritos autógrafos. Así, formando parte de los archivos personales de Gregorio Chil y Naranjo y Agustín Millares Torres se encuentran interesantes textos escritos por Viera, volúmenes que han sido el punto de referencia para estudios e investigaciones realizados a lo largo del tiempo tanto por historiadores como por filólogos. En esta ocasión, el carácter único de estas unidades documentales, así como su indudable interés, han llamado la atención del comisario de la muestra que nos ocupa y han viajado a Madrid con la finalidad de ilustrar esas diferentes facetas que desarrolló el ilustrado realejero.

De este modo, a partir del 25 de enero, y siguiendo nuestra línea de difusión a través del  préstamo de material para exposiciones temporales, podrán ser admirados en la Biblioteca Nacional de España, además de otros documentos, tres manuscritos autógrafos de Viera y Clavijo que custodiamos en el archivo de El Museo Canario: el ya citado volumen primero del poema Los meses (1796),  El Hieroteo o Tratado histórico de los antiguos honores y derechos del presbítero, y la Carta filosófica sobre la aurora boreal observada en la ciudad de La Laguna de Tenerife en la noche del 18 de enero de 1770.

hyerotheo viera emc

Hieroteo (Colección documental Agustín Millare Torres ES 35001 AMC/AT I-E-7)

aurora boreal viera amc

Carta filosófica sobre la aurora boreal… (Colección facticia Viera y Clavijo 03-04-13)


Si quieres saber más…


Viera y Clavijo se instala en Madrid (laprovincia.es, 18 de enero de 2919)

Una exposición en la Biblioteca Nacional homenajea al canario José de Viera y Clavijo (diariodeavisos.elespnol.es, 22 de enero de 2019)

José de Viera y Clavijo ilumina Madrid (eldia.es, 23 de enero de2019)

Viera y Clavijo (laopinion.es, 23 de enero de 2019)

Viera y Clavijo: La luz canaria de la Ilustración regresa a la Corte (lavanguardia.com, 24 de enero de 2019)

‘Viera y Clavijo. De isla en continente’, en la BNE (revistadearte.com, 24 de enero de 2019)

La Biblioteca Nacional se abre a Viera y Clavijo (rtvc.es, 24 de enero de 2019)

Viera y Clavijo regresa a la Villa y Corte (Canarias7.es, 25 de enero de 2019)

Al rescate de José de Viera y Clavijo, uno de los olvidados de la Ilustración (elpais.com, 25 de enero de 2019)

Viera y Clavijo, miseria, luz e historia (eldia.es, 27 de enero de 2019)


Viera y Clavijo. De isla en continente.
Biblioteca Nacional de España (Madrid)
Sala Hispóstila. 25 de enero al 5 de mayo. Entrada libre y gratuita.


Anuncios
Publicado en Archivística, Historia, Viera y Clavijo | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El archivo de El Museo Canario crece: ingreso de los fondos documentales de José Luis Jiménez Domínguez y José Luis Jiménez Saavedra

Diego López Díaz, presidente de El Museo Canario, en la presentación del acto

El Museo Canario empieza el año incrementando sus fondos archivísticos. Ayer, día 14 de enero de 2019, tuvo lugar la recepción de los archivos personales de los arquitectos José Luis Jiménez Domínguez (1908-1987) y José Luis Jiménez Saavedra (1941-2014), a raíz de la donación efectuada por la viuda del segundo, doña Carmen Castells Sanchís a quien, desde aquí, le agradecemos su generosidad. En el acto participaron don Diego López Díaz, presidente de El Museo Canario; don Faustino García Márquez, arquitecto; don Juan Jesús Saavedra Ayala, aparejador; Fernando Betancor Pérez, archivero de El Museo Canario; e Isaac Jiménez Castells, hijo de José Luis Jiménez Saavedra.

Firma del acta de donación por Carmen Castells Sanchís y Diego López Díaz

Aspecto general de la sala y presentación de los fondos documentales por Fernando Betancor Pérez, archivero de El Museo Canario

El ingreso de estos dos archivos personales constituye un acontecimiento importante para el crecimiento del archivo histórico de la institución museística. De este modo, con la incorporación de estas dos agrupaciones documentales, además de aumentar el volumen de documentación conservada en la sección de fondos y colecciones privados, nuestro archivo crece en calidad, contribuyéndose también a la diversificación de los contenidos conservados en la sección archivística de nuestro Centro de documentación. Así, hasta ahora custodiábamos colecciones generadas, entre otros, por periodistas (“Jordé”), historiadores e investigadores (Gregorio Chil y Naranjo, Agustín Millares Torres, José Miguel Alzola González, Sebastián Jiménez Sánchez, etc.), bailarinas (Trini Borrull), pintores (Juan Ismael), escritores (Benito Pérez Galdós, Pablo Artiles), así como por numerosos compositores canarios. Sin embargo, no poseíamos fondo documental alguno exclusivamente dedicado al ámbito arquitectónico, vacío que llenamos tras la recepción de estos dos archivos.

Intervención de Faustino García Márquez, arquitecto

El generado por José Luis Jiménez Domínguez está integrado por más de 3.000 expedientes. La mayor parte de las unidades documentales corresponden a proyectos arquitectónicos realizados a lo largo de su trayectoria profesional, distribuyéndose –siguiendo la organización que le concedió el propio arquitecto– en viviendas de 1 planta, viviendas de 2 plantas, viviendas de 3 plantas y otras tipologías arquitectónicas (mercados, cinematógrafos, plazas, ermitas, etc.).

Intervención de Juan Jesús Saavedra Ayala, aparejador

Por su parte, el fondo personal-profesional de José Luis Jiménez Saavedra se halla conformado por más de 300 documentos compuestos, unidades que identificamos tanto con proyectos propios como con expedientes de dirección y gestión de obras de trazas ideadas por otros artífices, puesto que no hay que olvidar que su actividad al frente de las oficinas técnicas y de infraestructuras del Ministerio de Educación en Canarias, Consejería de Educación (Gobierno de Canarias) y Universidad de las Palmas de Gran Canaria le llevó a gestionar la arquitectura promovida desde estos organismos públicos.

Interveción de Isaac Jiménez Castells, hijo del arquitecto José Luis Jiménez Saavedra

La recepción de estos dos fondos documentales completos, únicos e independientes, pero complementarios, ha sido noticia en los últimos días. Tanto en nuestra página web, como a través de las de otras instituciones, así como mediante los artículos publicados en la prensa local en los últimos días, puede ser ampliada la información referida tanto a los arquitectos como a su producción arquitectónica y documental:

Ingresan en El Museo Canario los archivos de José Luis Jiménez Domínguez y José Luis Jiménez Saavedra (elmuseocanario.com)

Acto de ingreso en El Museo Canario de los archivos de los arquitectos José Luis Jiménez Domínguez y José Luis Jiménez Saavedra (Colegio de Arquitectos de Canarias)

14 de enero: ingresan en El Museo Canario los archivos de D. José Luis Jiménez Saavedra (racba.es)

El Museo Canario recibe el archivo del arquitecto José Luis Jiménez Saavedra) (canariasnoticias.es, 10 de enero de 2019)

El Museo Canario recibe los archivos de dos arquitectos (laprovincia.com, 10 de enero de 2019)

El Museo Canario recibe el archivo del arquitecto José Luis Jiménez Saavedra) (teldeactualidad.com, 10 de enero de 2014)

G.Márquez, Faustino: José Luis Jiménez Saavedra y El Museo Canario (laprovincia.es, 12 de enero de 2019)

– Betancor Pérez, Fernando: Arquitecturas de papel en El Museo Canario (Canarias 7, 13 de enero de 2019, p. 14)

Intervinientes en el acto y familia de José Luis Jiménez Saavedra


Publicado en Archivística, Archivos, Archivos personales, Documentos, El Museo Canario, José Luis Jiménez Saavedra | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Un archivo culinario

Libro de recetas. Archivo personal de José Miguel Alzola (El Museo Canario)

Pavo relleno, pasteles de carne, buñuelos, polvorones, truchas de garbanzos y batata, cabello de ángel, pastel de almendras, compota de castañas… Muchos de estos platos estarán presentes en las comidas y cenas que celebraremos durante estas semanas que restan para finalizar el año. El modo de cocinar estos tradicionales manjares navideños, la forma de realizar cada una de las elaboraciones, se ha transmitido de generación en generación. Así, las “recetas de la abuela” son conservadas como auténticos tesoros en nuestras cocinas en un intento de retener los sabores y los aromas familiares. Sin embargo, en ocasiones podemos sorprendernos porque los recetarios terminan sus días en lugares tan inesperados como los centros archivísticos, ofreciéndonos estos cuadernos la cara más culinaria de los archivos.

De este modo, entre las cajas y carpetas que dan forma al archivo personal de José Miguel Alzola González (1913-2014), legado a El Museo Canario por el que fuera presidente de la institución entre 1972 y 1987, hallamos perfectamente conservados unos cuadernos de recetas que pertenecieron a su abuela doña Pino González-Corvo de Quintana.

Libro de recetas, f. 1. Archivo personal de José Miguel Alzola (El Museo Canario)

José Miguel Alzola reunió a lo largo de su vida un extenso volumen documental. La mayor parte de este está referida al archipiélago canario, contando con documentación de gran interés histórico relacionada con la familia Déniz Grek y con el mayorazgo de Arucas (Gran Canaria). Además incluye una valiosa información vinculada con las diferentes investigaciones emprendidas por él mismo –estudio constante que le llevó a publicar una treintena de obras–, así como por documentación de carácter oficial generada mientras perteneció a organismos en los que participó de manera activa.  En esta colección documental se guarda la memoria de un humanista, tal como fue calificado con motivo de su 100 cumpleaños. Pero, además, José Miguel Alzola guardaba en su memoria escrita la historia de su ciudad, de su entorno inmediato. Y ese entorno puede ser mejor entendido a través de “pequeños” documentos que, como los libros de recetas, pueden resultarnos anecdóticos y muy lejos de la gran Historia, pero que, sin duda, están muy cerca de nuestras pequeñas historias cotidianas.

En estas fechas de celebración no hay nada mejor que un buen postre. ¡Ya habrá tiempo de reducir las calorías en otro momento!  En Navidad muchos de nosotros estamos acostumbrados a hacer y, sobre todo, a comer, truchas de batata. ¿Cómo hacerlas siguiendo un estilo casero?  Doña Pino nos da la respuesta:

“Se toma la batata y se coce [sic].  Se maja bien. Luego se pone un poco de azúcar al fuego y se hace un clarificado a medio punto; se le pone a la batata después de majada un poco de canela y cuando da un hervor se separa y se deja de hoy para mañana. Manera de hacer los hojaldres: se coge una cantidad de harina y se va amasando con huevos y cuando está amasada se le pone unas gotas de aceite para comer, para que la masa se haga como una correa. Luego se pone en la tabla y se trabaja para hacer las truchas.”

Pero… también hay otro tipo de truchas ¿Cómo hacer el relleno para unas buenas truchas de garbanzos? Muy sencillo si seguimos esta otra receta:

Una libra de garbanzos se guisan bien y luego se pelan y se majan que queden muy finos.  Se les añade ocho yemas de huevos guisados que estén bien deshechas. Se hace un clarificado con una y media libras de azúcar y se le añaden los garbanzos y las yemas. Limón y matalahuga [sic]”.

Además, siguiendo los pasos que nos indica la cocinera, con la receta de las “tortas de pólvora” –como los llama Pino González-Corvo-, podemos atrevernos a hacer unos buenos y tradicionales polvorones y, así, seguro que sorprenderemos a todos nuestros amigos:

Se amasan bien sobre una mesa seis onzas de azúcar pasada por tamiz, doce de harina de flor y seis de manteca fresca de cerdo. Cuando la masa presente una superficie sedosa se hace con ella un cilindro a fin de cortarlas porciones con más igualdad. Se puede dar la forma que se desee pero lo más general es hacer unos moldes de hoja de lata. Se aplana toda la cantidad  que hubiese en forma de torta, se le pasa el rodillo y después de bien lisa se corta con dicho molde procurando que tenga la pasta un centímetro de espesor. Deben cocerse en el horno fuerte porque la cocción ha de ser rápida para que nos e reseque la pasta. Se cuecen sobre papel blanco encima de planchas de hierro. Después de frío se levantan y finalmente se polvorean con azúcar muy fina y un polvo de canela de buena calidad”.

Libro de recetas. Archivo personal de José Miguel Alzola (El Museo Canario)

En definitiva, en los archivos podemos encontrar todo tipo de documentos, desde los más serios y trascendentales hasta los más modestos y anecdóticos. Todo tiene cabida en el archivo porque la información contenida en los documentos, sea cual sea su naturaleza u origen, puede contribuir a completar los contextos y a acercarnos una parte de la realidad que se escapa de lo que habitualmente denominamos “historia oficial”. Las recetas de cocina constituyen un buen ejemplo de ese grupo de documentos que encierran una parte de nuestra memoria. Pero eso sí, una memoria muy viva y apetitosa, puesto que en cualquier momento lo que está escrito sobre el papel podemos transformarlo en un sabroso plato lleno de historia.

Publicado en Archivística, Archivos, Archivos personales, Canarias, Documentos, El Museo Canario, Historia, José Miguel Alzola | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Haciendo accesibles los documentos históricos: la transcripción

TranscripcionLa accesibilidad a los documentos conservados en los centros archivísticos es uno de los objetivos básicos que, sin vulnerar las restricciones establecidas por la ley, preside el trabajo en los archivos históricos. De este modo, la actividad de los archiveros se centra en la organización, clasificación, descripción y elaboración de instrumentos de descripción con la doble finalidad de controlar de manera responsable la documentación custodiada y de ofrecer a los usuarios herramientas a través de las que facilitar, y hacer lo más efectivo y rápido posible, el acceso a los documentos.

Sin embargo, no siempre estos instrumentos son suficientes:

  • En ocasiones el mal estado de conservación del documento original recomienda retirarlo de la consulta. Por todos es sabido que el paso del tiempo y la manipulación constante de los expedientes, así como la acción de otros agentes externos (humedad, polvo, luz, etc.) e internos (tintas), son causas que contribuyen a su deterioro. En este sentido, la digitalización puede ser una solución efectiva, si bien, en muchos casos es preciso emprender previamente tareas de restauración que obligan a sacar de la circulación los documentos durante meses o años.
  • En otros momentos, la grafía, el tipo de escritura empleada, puede constituir un obstáculo difícil de solventar para muchos usuarios. Esta contrariedad se acentúa cuando tratamos de acceder a documentos de los siglos XV, XVI y XVII, en los que por regla general es necesario contar con conocimientos paleográficos para entender e interpretar, por ejemplo, las muchas veces enrevesadas letras cortesana y  procesal.

Estas dos circunstancias –deterioro y difícil comprensión de lo escrito– se dan en numerosas ocasiones. Tal es el caso de dos documentos de gran interés conservados en El Museo Canario: el Libro 1 de Genealogías del Santo Oficio de Canarias y el Libro de fábrica de la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe (Teguise, Lanzarote).

Libro 1 de genealogías (siglo XVI). Inquisición de Canarias.

El Libro 1 de Genealogías del Santo Oficio de Canarias (ES 35001 AMC/INQ-CLII.1), constituye una tipología documental muy poco habitual en el resto de los tribunales de distrito inquisitoriales, excepcionalidad que ya en sí misma concede un gran valor y especificidad a este volumen manuscrito. En cuanto al contenido, a lo largo de sus más de 400 folios, presenta interesantes datos referidos a relaciones genealógicas y de parentesco, recogidos por el Tribunal a partir de las declaraciones realizadas por un nutrido grupo de población durante las primeras décadas del siglo XVI. En este caso es la dificultad del tipo de escritura, y en menor medida su estado de conservación, el mayor obstáculo que es necesario salvar para su completa comprensión.

Libro de fábrica. Iglesia parroquial de Teguise (Lanzarote).

El Libro de fábrica de la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe (Teguise, Lanzarote), generado entre 1634 y 1744 y conservado también en El Museo Canario, forma parte del Archivo personal de José Miguel Alzola. Sus más de 550 folios manuscritos ofrecen una valiosa información, no sólo sobre la construcción y estado de las cuentas de la parroquia, sino sobre el devenir histórico de Lanzarote a nivel general. Su fragilidad, causada por la acción de la humedad directa y la corrosión de las tintas de escritura, recomienda su retirada de la consulta hasta que sea intervenido por profesionales de la restauración expertos en documentos y obra gráfica.

Pero…¿cómo podemos acceder entonces a estos documentos?  Uno de los medios idóneos para difundirlos lo encontramos en las transcripciones. Transcribir consiste en copiar un escrito original en el mismo o en otro sistema de escritura. Teniendo en cuenta las dificultades que entraña la lectura y comprensión de textos redactados a lo largo de la Edad Moderna, en los que se empleaban otras formas gráficas de escribir -cortesana y procesal de manera preferente-, las transcripciones posibilitan la compresión de lo escrito, facilitando la difusión de la información contenida y haciendo accesible a un público más amplio el documento en sí mismo.

El historiador Fernando Bruquetas de Castro en El Museo Canario.

En este sentido, en el Museo Canario estamos de enhorabuena. El catedrático de Historia Moderna (EU) por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y socio de esta Sociedad Científica, don Fernando Bruquetas de Castro, ha realizado, además de numerosostrabajos de investigación, las transcripciones de los dos voluminosos libros antes citados conservados en nuestro archivo. Durante el último año, de una manera paciente y enfrentándose a la dificultades que entrañan las complejas grafías y las lagunas textuales ocasionadas por el deterioro antes referido, el investigador y experto paleógrafo ha transcrito los dos históricos tomos completos, poniendo el resultado de su trabajo a disposición de todos los usuarios en nuestro Centro de documentación. Es ésta una muestra de generosidad poco habitual, razón por la que agradecemos encarecidamente al sr. Bruquetas este acto de desprendimiento, puesto que estamos seguros de que estas transcripciones ayudarán mucho a otros en sus investigaciones.

Desde aquí invitamos a todos los interesados a acceder a través de este nuevo instrumento a la información contenida en estos manuscritos. No pierdas la oportunidad de conocer un poco mejor la historia de Canarias.

Publicado en Archivística, Archivos, Archivos personales, Canarias, Documentos, El Museo Canario, Fernando Bruquetas de Castro, Historia, Inquisición, Lanzarote, Santo Oficio | Etiquetado , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Difundiendo el archivo de la Inquisición de Canarias

Edicto inquisitorial (siglo XVI)

Edictos, procesos, visitas de navíos, reducciones, informaciones de limpieza de sangre, libros prohibidos… El Santo Oficio, a lo largo de su desarrollo histórico, puso en marcha diversos procedimientos a través de los que hizo efectiva su lucha contra la herejía, ejerciendo desde el siglo XVI un férreo control sobre todos los ámbitos de la vida de la población canaria.

Cada uno de esos procedimientos tenía un reflejo documental en forma de expediente. Esos documentos, reunidos y organizados con esmero por los ministros de la Inquisición, dieron forma en Canarias a uno de los archivos inquisitoriales más importantes de toda la geografía hispana. En efecto, el fondo documental generado por el Santo Oficio canario entre los siglos XVI y XIX, y que conservamos en El Museo Canario desde principios del siglo XX, puede ser considerado uno de los más completos y mejor conservados de los producidos por los distritos inquisitoriales en España.

Este archivo ha centrado toda la atención durante la última semana a raíz de la visita organizada por el Cabildo de Gran Canaria, con la colaboración de El Museo Canario, los días 3 y 8 de noviembre. Bajo el título “Las víctimas del Santo Oficio” fue diseñado un recorrido por el barrio de Vegueta (Las Palmas de Gran Canaria) que partió de la Plaza de Santa Ana y concluyó ante el templo de Santo Domingo. Dicho trayecto  tuvo en nuestra Sociedad Científica una parada obligada con la finalidad de conocer un poco mejor todos esos documentos sobre los que quedó escrita la memoria de las más de 2000 víctimas que fueron sentadas en el banquillo de los acusados por la justicia inquisitorial.

20181108

Primer libro de relajados (Siglo XVI)

Los participantes en esta visita tuvieron la oportunidad de aproximarse y contemplar una selección de los documentos esenciales generados por la Inquisición de Canarias a lo largo del tiempo. Fueron las causas de fe las que despertaron un mayor interés, ya que, no en vano, puede ser considerada una de las secciones más importantes del archivo. Porque si de víctimas hablamos, no cabe la menor duda de que los procesados fueron los máximos damnificados. Ya fueran penitenciados, reconciliados o relajados, los encausados debieron hacer frente a terribles penas que tuvieron en la quema en la hoguera su límite más extremo. En este sentido, entre los papeles conservados en El Museo Canario se conservan dos libros de quemados o relajados en los que fueron recogidos los procesos conocidos por el tribunal contra las 10 personas que fueron condenadas a la pena capital por el tribunal canario. No obstante, la gran mayoría de las sentencias fueron algo más benévolas, constituyendo la penitencia -con más de 1000 procesados- la más habitualmente impuesta.

Sin embargo, los procesos de fe no fueron los únicos procedimientos puestos en marcha por la Inquisición. La necesidad de ejercer un control efectivo sobre todos los ámbitos de la vida, les llevó a poner en práctica otro tipo de actividades no procesales. Así, la entrada a través de los puertos canarios de personas, libros e imágenes poco ortodoxas fue controlada mediante las “visitas de navíos”; la condición de cristiano viejo tenía en las “informaciones de limpieza de sangre” el método más efectivo para probarla; las nuevas ideas políticas y religiosas tenían en la censura, expurgo y prohibición de libros y manuscritos un aliado de excepción.

En definitiva, a través de esta visita, y tomando como intermediarios los documentos inquisitoriales conservados en El Museo Canario, pudimos conocer un poco mejor la intolerancia y la represión  que definió uno de los episodios más crueles, pero, al mismo tiempo más interesantes,  que han jalonado nuestra historia.

Si quieres conocer mejor los documentos de la Inquisición de Canarias tienes a tu disposición los registros descriptivos de más de 5000 unidades documentales en el buscador alojado en el sitio web de El Museo Canario.

Asimismo, no dejes de perder la ocasión de visitar nuestro archivo. Informaremos puntualmente de las próximas visitas que organicemos. ¡No te la pierdas!

Publicado en Archivística, Canarias, Documentos, El Museo Canario, Inquisición, Santo Oficio | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

100 años de la Escuela Luján Pérez (II): Reglas provisionales por la que debe regirse la Escuela

Siguiendo con la conmemoración del centenario de la puesta en marcha de la Escuela Luján Pérez (1918-2018), nos detenemos hoy en un díptico en el que fue inserto el plan por el que debía regirse el centro artístico en su primer año de andadura. Es éste un impreso de gran valor documental conservado en el archivo de El Museo Canario formando parte de la Colección Domingo Doreste “fray Lesco”.

En el díptico, impreso en 1917, fueron plasmadas las bases fundamentales sobre las que se sustentó la organización de la Escuela durante aquellos momentos en los que iniciaba su andadura. Teniendo en cuenta que, tal como nos informó Juan Rodríguez Doreste en su estudio sobre la Escuela (Revista El Museo Canario, N. 75-76, 1960), gran parte de la masa documental generada por el centro docente en estos años desapareció en un incendio, los datos que nos ofrece este suelto impreso son de un valor extraordinario.

A través de este excepcional testimonio documental, conocemos cuáles fueron las asignaturas impartidas en el curso inaugural: dibujo lineal y geométrico, dibujo artístico y modelado. Desde entonces, estas tres materias se considerarían fundamentales en la formación de los alumnos y, de hecho, se mantendrían de manera permanente en los programas de estudios sucesivos. Asimismo, no hay que olvidar que ya en “Los decoradores del mañana” -artículo programático publicado en el periódico “La mañana” (5 de junio de 1917)-, Doreste defendió la creación de un “…taller de dibujo y modelado…” a través del cual los alumnos obtuvieran un “…progreso sorprendente…”. Sin embargo, es preciso subrayar que frente al carácter alterno de las asignaturas de dibujo, el hecho de que las de modelado fueran diarias, revela una cierta vocación hacia la expresión escultórica por parte de los organizadores del nuevo centro artístico. De hecho, con posterioridad la talla en madera se convertiría en una de las expresiones plásticas más relevantes en el Centro.Por otro lado, a tenor de lo que se indica en el impreso del que nos ocupamos, los alumnos eran casi unos niños cuando ingresaban en la Escuela, ya que podían acceder a partir de los 12 años. La costumbre de matricularse a una temprana edad va a ser una constante a lo largo del tiempo. Algunos de los artistas más célebres de la primera época de la Escuela, cuando su sede se hallaba en la calle García Tello (Las Palmas de Gran Canaria), formalizarían su matrícula al comienzo de la adolescencia. Así, Eduardo Gregorio (1903-1974) y Plácido Fleitas (1915-1972) se inscribirían con 14 años;  Felo Monzón (1910-1989) comenzaría sus estudios a los 15; mientras que, Jorge Oramas (1911-1935) y Jesús González Arencibia (1910-1993) lo harían, a una edad algo más avanzada, cuando contaban con 18 y 19 años respectivamente. Pero, sin duda, Emilio Padrón (1917-1992) -que con el paso del tiempo se convertiría en profesor de talla en madera-, al convertirse en alumno a los 12 años, fue uno de los que entró a la edad más temprana. Como podemos comprobar, según las reglas insertas en este díptico, era esa -12 años-,  la edad mínima para poder comenzar los estudios en la Escuela.

Finalmente, el resto de las normas establecidas estaban relacionadas con el fomento de la responsabilidad entre los alumnos. La puntualidad, la compostura, el silencio, el respeto y la obligatoria asistencia se convirtieron en los valores fundamentales a potenciar entre aquellos jóvenes artistas en ciernes. En esta misma línea fue desarrollada la última regla: la cuota. Pagar por asistir a la escuela se convirtió, además de en una fuente de ingresos para una institución que siempre padeció problemas económicos, en un método pedagógico mediante el cual los alumnos aprendían a respetar a sus profesores. No se trataba de un juego, sino de aprender los rudimentos del arte. El proceso de enseñanza-aprendizaje había que tomárselo en serio y el establecimiento de una cuota fue una manera de que los alumnos valoraran de manera adecuada tanto su trabajo como el de sus profesores y apreciaran, en su justa medida, la oportunidad que se les brindaba de convertirse en verdaderos artistas.

Nos hallamos ante un documento muy breve, pero no por ello carente de interés. Como hemos apuntado con anterioridad, el hecho de que no se cuente con gran cantidad de información con la que reconstruir la etapa fundacional de la Escuela, convierte a este díptico en una fuente de gran valor para la reconstrucción de los primeros años de andadura de la centenaria institución.


 

Otras entradas sobre la Escuela Luján Pérez: 100 años de la Escuela Luján Pérez (I): primer libro de contabilidad.


 

Publicado en Archivos, Archivos personales, Canarias, Documentos, El Museo Canario, Felo Monzón | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Documento del mes de junio: Justificación de matrimonio (Siglo XVIII)

Inscrita en el programa La Pieza del Mes correspondiente al año 2018, presentamos este mes de junio un expediente de “Justificación de matrimonio”, generado en el siglo XVIII,  que conservamos en el Archivo de El Museo Canario formando parte del Fondo documental Inquisición de Canarias.

Justificación de matrimonio-El Museo Canario

A través de este documento puede ser constatado uno de los efectos que produjo en Canarias la emigración a América  durante la Edad Moderna.

Así, en el siglo XVIII los hombres solían ser los primeros en emprender la aventura americana, quedando sus mujeres y familias en las islas a la espera de que se dieran las condiciones económicas adecuadas para que se reunificara el grupo familiar. Sin embargo, este reencuentro no siempre se producía, iniciando los maridos en muchas ocasiones una nueva vida en América. Esa nueva vida llevaba aparejada un nuevo matrimonio, incurriendo en un delito de bigamia y quedando las primeras esposas abandonadas en el archipiélago.

Publicado en Archivística, Archivos, Canarias, Documento del mes, Documentos, El Museo Canario, Inquisición, Santo Oficio | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario